Además, es probable que te agobies con tantos términos financieros extraños. No te preocupes. En la entrada de hoy des cubrirás cómo encontrar la mejor oferta de crédito en minutos, y sobre todo, cómo leerla e interpretarla para asegurarte de que se ajusta a tus necesidades financieras. ¡Vamos allá!

Préstamos rápidos y al instante. Cómo conseguir financiación hoy mismo

Los préstamos rápidos, también conocidos como préstamos al instante, mini préstamos o créditos instantáneos, son una opción crediticia altamente popular y demandada.

Si se te ha estropeado la lavadora o el coche, o quieres contratar un viaje en temporada baja pero no dispones del dinero suficiente para hacerlo, entonces los créditos online al instante pueden ser la solución que estás buscando.

¿Qué hace especiales a los préstamos al instante?

Los préstamo al instante son un tipo de producto bancario de financiación caracterizado por su increíble flexibilidad y velocidad de concesión; tras su corta y ágil solicitud, prácticamente recibirás el crédito al instante.

Así, esta gama de productos financieros está diseñada para ayudar a las personas con necesidades urgentes y pequeñas de liquidez.

Por ejemplo, puede que se te haya estropeado el coche, la lavadora, o que como autónomo, hayas sufrido un retraso en los pagos de tus clientes.

Si no dispones del dinero suficiente para hacer frente a este tipo de situaciones, ya que, entre otros, puede que no te hayan ingresado la nómina todavía, los préstamos rápidos pueden salvarte la vida.

En adición, aunque los créditos rápidos fueron originalmente diseñados para ayudar a las personas con problemas urgentes de dinero, también son muy utilizados comúnmente para financiar el consumo, para emprender pequeños proyectos de negocio o proyectos personales o para financiar estudios superiores.

Con los préstamos rápidos, no es necesario indicar a la entidad acreedora el uso que se le dará al dinero, podrás hacer con él lo que quieras. Por supuesto, siempre de forma responsable.

Así pues, sin duda, lo que hace tan especial a este producto crediticio es su flexibilidad de concesión, su inmediatez y sobre todo, la facilidad y brevedad del proceso de solicitud y aprobación, ¡prácticamente no hay nada de papeleo!

La flexibilidad de concesión. ¿Qué requisitos hay que cumplir para solicitar créditos rápidos?

Los créditos rápidos suelen concederse sin necesidad de grandes garantías o requisitos.

En muchas ocasiones, en función del importe y el plazo de devolución que desees solicitar, es posible que únicamente necesites documentación de carácter básico, como el DNI o la cuenta bancaria.

A continuación, te dejo una lista de cuáles suelen ser los requisitos más comunes de este tipo de ofertas crediticias, ¡Asegúrate de que los cumples todos!

  • Disponer de DNI, NIE o NIF, es decir, que tu situación en España sea legal.
  • Tener entre 18 y 65 años, aunque algunas empresas de préstamos rápidos conceden créditos tan solo a mayores de 25 años.
  • Ser titular o cotitular de una cuenta bancaria (es decir, disponer de una cuenta bancaria para que te ingresen el dinero).

Si estás interesado en solicitar un préstamo rápido de cantidades más elevadas, es posible que tengas que hacer frente a condiciones adicionales, también relativamente sencillas y flexibles.

  • Disponer de una nómina o de algún tipo de justificante de ingresos con el que acreditar que podrás hacer frente al préstamo
  • En casos muy excepcionales, disponer de algún tipo de aval o garantía.
  • Tener un buen historial crediticio
  • Que tus datos no aparezcan en registros de morosidad como el listado de ASNEF.

Como ves, la elevada rapidez y sencillez de los créditos rápidos resultan increíbles. En la mayoría de las ocasiones, basta con presentar documentación básica.

Nada tienen que ver con las condiciones de otro tipo de préstamos, como el préstamo personal o como los préstamos hipotecarios, en los que los requisitos de solvencia son mucho más elevados y es necesario un aval.

Además, en el sector de los minicréditos, existen entidades tan flexibles que pueden prestarte dinero incluso si tus ingresos son bajos o si estás en ASNEF, más adelante veremos cómo.

La inmediatez de los créditos rápidos. ¿Cuánto tarda en llegar el dinero?

El dinero de un crédito rápido suele tardar en llegar, como máximo, entre 24 y 48 horas. No obstante, lo más común es que el préstamo al instante, en cuestión de minutos. ¡Por algo se les llama préstamos al instante!

La facilidad del proceso de solicitud. ¿Qué documentación hace falta para pedir un préstamo rápido?

Para empezar, todas las empresas de préstamos rápidos operan de forma online, por lo que la totalidad del proceso es llevada a cabo en línea.

Debido a la naturaleza del problema que este tipo de préstamos intenta resolver (ayudar a personas que necesitan dinero de forma urgente), la documentación solicitada tampoco es excesiva.

En la mayoría de los casos, bastará con aportar determinados datos personales, la mayoría de ellos de carácter muy básico, y documentación sencilla y al alcance de tu cartera, como el DNI o el NIE, o si fuese necesario, algún justificante de ingresos, como una nómina.

Por supuesto, también se te solicitará que indiques a qué cuenta bancaria quieres que se te envíe el crédito rápido. Recuerda que debes ser titular o cotitular de la misma.

En casos más raros, si la cantidad de dinero que deseases pedir fuese muy elevada, puede que sea necesario que aportes más información y documentación sobre tu situación financiera y de solvencia.

De todas formas, ten en mente que si necesitas un préstamo de grandes cuantías, por ejemplo, de un importe superior a los 30.000 euros, quizás la mejor opción sea recurrir a otros tipos de préstamos, como el préstamo personal.

¿Qué importe es posible solicitar con un crédito rápido?

Es posible solicitar préstamos rápidos por un importe de entre 300 y hasta 6000 euros. En ocasiones, existe la posibilidad de solicitar hasta 30.000 euros, pero se los requisitos de concesión serán mayores.

¿Cuál suele ser el plazo de devolución de los créditos rápidos?

Por lo general, el plazo de devolución de los préstamos rápidos suele oscilar entre 1 mes y 3 año. Todo dependerá del importe que solicites y de tu solvencia.

¿Dónde se solicitan los créditos rápidos?

Los créditos rápidos son generalmente concedidos por empresas especializadas en este tipo de crédito determinado.

Todas estas empresas operan de forma online, agilizando así la totalidad del proceso de solicitud y aprobación.

Así, para solicitar créditos rápidos online, bastará con acceder al sitio web de alguna de estas compañías e iniciar el proceso de solicitud.

No obstante, se deben visitar y comparar todas las ofertas crediticias y empresas existentes antes de llevar a cabo la solicitud. Es importante investigar y comparar, para asegurarse de que contrataremos la oferta con las mejores condiciones, por ejemplo, con las tasas TAE más bajas o los plazos de devolución más flexibles.

En adición, hay que tener mucho cuidado con las posibles estafas. Como en todas las actividades económicas y negocios online, existen muchas páginas web fraudulentas o con intenciones maliciosas.

Así, es importante leer bien las condiciones del crédito, y asegurarse de que en ningún momento te solicitan grandes cantidades de dinero o los propios intereses antes de la recepción del préstamo. ¡Ninguna empresa de microcréditos haría eso!

Para ahorrarte todo el proceso de búsqueda y comparativa, así como para asegurarte de que únicamente te topas con ofertas seguras y de empresas reputadas, te recomendamos utilizar un comparador automático de préstamos rápidos.

La mayoría de clientes de créditos al instante se apoyan en este tipo de plataformas, como la de Moni365, por el ahorro en tiempo, esfuerzo y posibles sustos que suponen.

En lugar de tener que estar días, o incluso semanas, estudiando ofertas, contactando con empresas y asegurándote de que todas ellas son seguras, con los comparadores automáticos bastará con introducir el importe y plazo en los que estás interesado, y los propios algoritmos de la plataforma se encargarán de todo.

El comparador analizará los cientos de ofertas crediticias de empresas reputadas de sus bases de datos, devolviéndote, en minutos, las ofertas con las mejores condiciones. Por ejemplo, con las TAE más bajas o con el plazo de devolución más flexible.

Bastará con seleccionar una de ellas, la que más se ajuste a tus necesidades, y la propia plataforma también se encargará de la totalidad del proceso de gestión de la solicitud del crédito con la compañía, actuando a modo de gestor intermediario.

¿Es posible solicitar préstamos al instante con ASNEF?

Todas las compañías bancarias o de crédito miembros del ASNEF podrán consultar si tu nombre figura en este u otros registros de morosidad.

Cuando llevas a cabo la solicitud de un préstamo rápido, o de hecho, de cualquier tipo de préstamo, la mayor parte del proceso de aprobación ocurre de forma automática.

Los sistemas informáticos y las bases de datos de las empresas de crédito o de los bancos revisarán aspectos como tu historial crediticio, la documentación aportada, tus finanzas o la información disponible sobre ti en otras bases de datos, y los cruzarán con el tipo de crédito que hayas solicitado y sus condiciones (Pej: con el plazo de devolución que hayas indicado, la tasa tae de la oferta solicitada o con el importe que estés interesado en pedir).

En base a ello, sus sistemas determinan de forma automática si el riesgo de impago del crédito, dadas sus condiciones y en base a tu situación financiera, es o no elevado, es decir, si concederte el crédito resulta viable o no.

Así, uno de los factores más determinantes que es revisado de forma automática durante todo este proceso, es si tu nombre figura en registros de morosidad como el de ASNEF.

En la mayoría de los casos, en la banca convencional, la mera aparición de tus datos en estos listados supone la denegación automática de la solicitud de cualquier préstamo, sin importar el motivo y el importe del impago por el que fueras añadido a ellos.

No obstante, en el mundo del crédito online (de los créditos rápidos online), aunque el proceso de gestión de las solicitudes es el mismo, las condiciones son mucho más flexibles.

Existen muchas compañías de créditos rápidos que están dispuestas a conceder préstamos online a personas en ASNEF. Sin embargo, la mejor forma de maximizar las probabilidades de obtener un préstamo es... ¡no estando en ASNEF!

Si te está resultando imposible solicitar un préstamo debido a tu presencia en el registro de morosidad de ASNEF, te aconsejamos que investigues el motivo por el que se te incluyó en el listado e intentes salir de él.

Solicitar el borrado de tus datos del registro será posible si se cumple alguna de las siguientes condiciones:

  • Si en su día no recibiste ningún aviso o notificación sobre el impago por el cual se te ha incluido en ASNEF.
  • Si no existe ningún tipo de evidencia documental o escrita, como un contrato o factura, que demuestre tu relación con la entidad con la que incurriste en el impago.
  • Si ya has pagado la deuda.
  • Si ya han transcurrido más de 6 años del impago por el que fuiste incluido en ASNEF.

Para comenzar el procedimiento de exclusión de tus datos del registro de ASNEF, lo único que debes hacer es acudir a tu banco o entidad bancaria de confianza y solicitar el borrado de tus datos de ASNEF. También es posible visitar el sitio web de ASNEF, en el que encontrarás los pasos a seguir y los formularios y trámites necesarios para iniciar el proceso de baja.

Una tercera vía es contactar con el propio ASNEF y solicitar a la propia entidad per se el borrado de tus datos. Encontrarás sus datos de contacto en su propia página web.

Saliendo de este y otros registros de morosidad tendrás una mayor probabilidad de que te concedan cualquier tipo de préstamo que solicites.

Ten cuidado con los costes de los créditos al instante online. ¿Son caros?

Pese a que la menor carga burocrática y administrativa de este tipo de créditos y la facilidad para contratarlos online pudieran hacernos creer que son un producto inofensivo y barato, hay que tener cuidado.

Aunque es cierto que solicitar un mini crédito es tan fácil como comprar un paquete de galletas en Amazon, sus potenciales implicaciones son drásticamente distintas.

Si por cualquier motivo terminases contratando un mini crédito online con condiciones que no deseas, por ejemplo, porque has entendido mal los términos señalados y explicados en el contrato, las consecuencias para tu situación personal o financiera pueden ser grandes.

Además, si se diese el supuesto de que no pudieses devolver la cantidad solicitada, tendrás que responder con todos tus bienes presentes y futuros. A continuación, te expondremos todo lo que necesitas saber para entender la estructura de costes de los minicréditos y que no cometas ningún error al respecto jamás.

Tanto si se trata de tu primer préstamo como si ya eres una persona experimentada en la solicitud de créditos, te interesa. Nuestra experiencia nos demuestra que los solicitantes recurrentes de minicréditos tampoco están familiarizados con sus costes ni los entienden en profundidad.

¿Qué coste suelen tener los créditos rápidos?

Los costes de los préstamos rápidos suelen ser pequeños en términos absolutos. Además, puesto que se trata de créditos online, las comisiones de gestión de apertura son relativamente pequeñas, en muchos casos, inexistentes.

Así pues, los distintos costes que tendrás que tener en cuenta antes de solicitar un préstamo rápido son:

  • La comisión de apertura. Generalmente, el proceso de solicitud y de aceptación de un préstamo suele acarrear costes administrativos, por ejemplo, el banco o la entidad de crédito con la que se solicite el préstamo debe analizar el riesgo del cliente o gestionar documentación. No obstante, puesto que la mayoría del proceso es llevado a cabo de forma online y altamente automatizada, muchos créditos rápidos no tienen comisión de apertura o esta es muy pequeña en comparación con las de otros productos crediticios.
  • Las comisiones de mantenimiento. Dependiendo de la oferta de crédito que escojas, así como del importe y el plazo de devolución, si este último es altamente largo, es posible que se apliquen comisiones de mantenimiento, no obstante, tampoco suelen ser algo de lo que preocuparse, pues suelen ser pequeñas
  • Los honorarios. O dicho de otra forma, los intereses que se pagarán por el préstamo. Estos variarán en función del plazo de devolución y el importe solicitados. A mayor plazo de devolución, mayores intereses.
    Es importante que estudies y analices bien las condiciones de la oferta que contrates, y que te cerciores de que podrás hacer frente a todos los gastos de la operación.

La TAE de los créditos rápidos

Así pues, la TAE o tasa anual equivalente, es el cómputo total de todos los costes anuales de un préstamo, expresado en un porcentaje del total del importe solicitado.

Por ejemplo, una TAE del 2000% de un préstamo de 100 euros significa que el préstamo costará anualmente el 2000% de esa cantidad. Si el plazo de devolución es inferior al año, el coste del préstamo será también proporcionalmente inferior.

Así, la tasa TAE aglutina a la mayoría de las comisiones e intereses comentados en la sección anterior, expresando mediante una única unidad numérica el coste total del crédito. Por cierto, si no terminas de entender muy bien qué es este indicador, puedes leer esta explicación sobre la TAE dada por el Banco de España.

¿De qué depende la TAE de un crédito rápido?

La TAE varía principalmente en función de factores como el plazo de devolución o el importe.

  • Cuanto mayor sea el plazo de devolución y mayor sea el importe, menor será la TAE.
  • Cuanto menor sea el plazo de devolución y menor sea el importe, mayor será la TAE.

Así pues, evidentemente, las TAE son únicas y específicas a cada familia o tipo de ofertas crediticias. Por ejemplo, no tendría sentido que se aplicase la misma TAE a un préstamo hipotecario que a un préstamo rápido. Puesto que el importe de los préstamos hipotecarios suele ser elevado, utilizar una TAE excesivamente elevada sería algo impensable, ¡Nadie podría permitírselo!

No obstante, en lo que respecta a los préstamos rápidos, puesto que las cantidades prestadas son muy pequeñas, de forma que el margen de beneficio de las entidades acreedoras es muy pequeño, las tasas TAE son necesariamente mayores.

Recuerda que la TAE es , a grosso modo, el porcentaje del importe prestado que pagarás anualmente en forma de comisiones e intereses. Así, si el importe prestado es muy bajo, aunque la TAE sea elevada, la cantidad a pagar, en términos absolutos, será pequeña.

Por ejemplo, la cantidad a pagar de un préstamo de 300 euros con una TAE del 3000% con un plazo de devolución de 6 meses será muchísimo menor a la de un préstamo de 500.000 euros con una TAE del 2%.

Así pues, por normal general, las tasas TAE de los préstamos al instante suelen ser elevadas, pero las cantidades a pagar en términos absolutos son menores a las de otros tipos de productos crediticios con una TAE menor.

Cómo conseguir un crédito online inmediato al 0% TAE

Pese a que los costes (en términos absolutos) de los préstamos rápidos son relativamente pequeños, ¿Quién diría que no si se lo diesen gratis?. Efectivamente, mediante la figura del minicrédito es posible conseguir préstamos sin intereses.

Algunas empresas de préstamos rápidos y algunas plataformas de comparación automática de préstamos tienen ofertas especiales para nuevos clientes, mediante las que es posible obtener préstamos al instante sin ningún tipo de coste.

Por ejemplo, con Moni365 es posible conseguir hasta 300 euros con una TAE del 0% con tu primer préstamo. Es decir, es posible conseguir un préstamo del que no tendrás que pagar comisiones ni intereses. Si actualmente necesitas un préstamo rápido de un importe similar, esta puede ser la opción más adecuada.

Para solicitarlo, simplemente accede a la plataforma de Moni365 y selecciona el importe de 300 euros. Posteriormente, serás dirigido al proceso de verificación. Simplemente tendrás que introducir datos personales determinados y aportar documentación de carácter básico, la totalidad del proceso tan solo durará unos minutos.

La plataforma buscará préstamos por el importe indicado, a los que les aplicará la oferta mencionada, pudiendo solicitarlos así de forma gratuita, al 0% TAE.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de solicitar un préstamo rápido?

Puesto que el préstamo rápido se caracteriza por sus bajos costes (en términos absolutos) y por su agilidad y baja complejidad, la profundidad del estudio y la reflexión necesarios para decidir si solicitarlo o no será menor que en otros tipos de préstamos, como el préstamo personal o el préstamo hipotecario.

No obstante, aunque se haga de forma más genérica y rápida, es importante meditar si este tipo de financiación es lo que realmente necesitas, y sobre todo, si podrás hacer frente a los gastos que conlleva.

Si has decidido que, efectivamente, prefieres optar por este tipo de financiación, es importante que tengas en cuenta las siguientes píldoras antes de realizar la solicitud:

  • Aunque hoy en día internet es en su mayoría seguro, no es imposible encontrarse con empresas o páginas web fraudulentas o maliciosas. A la hora de solicitar préstamos online, te aconsejamos que te ayudes de plataformas de comparación automática de préstamos; todas las ofertas presentes en sus bases de datos ya han sido filtradas y estudiadas previamente, asegurando su seguridad y veracidad.
  • La mayoría de bancos y empresas de crédito comparten datos entre ellas, con el objetivo de garantizar la seguridad financiera de sus clientes (Pej: para evitar el blanqueamiento de dinero u otros tipos de ilegalidades) y de poder analizar adecuadamente el riesgo de los mismos. En muchas ocasiones, los algoritmos de análisis de riesgo imputarán una mayor probabilidad de impago a aquellos clientes que tienen más de un préstamo con entidades diferentes. Así, te aconsejamos no abrir más de un préstamo a la vez, especialmente con entidades bancarias distintas, y te aconsejamos siempre estar al día con tus pagos y obligaciones, sin importar de que entidad financiera procedan.
  • La forma más rápida y ágil de obtener un crédito online al instante es utilizando comparadores automáticos de ofertas de préstamos rápidos.
  • Si se te deniega un préstamo por la presencia de tus datos en ASNEF, no está todo perdido. Puedes intentar salir del listado, o según tu situación, recurrir a operaciones financieras como la reunificación de deudas.
  • El indicador más importante en el que te tendrás que fijar para calcular los costes de tus préstamos es la TAE, pues es la que engloba todas las comisiones e intereses del préstamo.

¿Qué otros tipos de opciones crediticias existen?

En función de tu situación personal y de tus necesidades de financiación te interesará solicitar un tipo de producto crediticio u otro.

Existen varios tipos distintos de productos de financiación, todos ellos caracterizados por el tamaño de su importe, la longitud del plazo de devolución y la forma en la que se lleva a cabo la financiación per se. Así, algunos de los más comunes son:

  • El préstamo hipotecario: probablemente ya conozcas este tipo de crédito. Sus requisitos de concesión son elevados, y su finalidad es la adquisición de un inmueble. Las condiciones varían en función de si se trata de una primera o de una segunda vivienda, entre otras cuestiones. Se requiere de un aval, de ingresos recurrentes y de una situación estable de solvencia.
  • El préstamo personal: se trata de un tipo de préstamo no garantizado, es decir, en la mayoría de los casos, no es necesario poner ningún tipo de aval. Las cantidades prestadas oscilan entre los pocos miles de euros hasta las decenas de miles, por ejemplo, entre los 3000 y hasta los 80.000 euros. Podríamos decir que es algo a medio camino entre el préstamo rápido y el préstamo hipotecario. Los intereses se abonan en cuotas mensuales.
  • Las tarjetas de crédito: el banco o entidad acreedora pone a disposición del cliente una cantidad determinada de financiación, que este es libre de utilizar cuando quiera. El cliente únicamente pagará intereses y comisiones por la cantidad que utilice. Puede suponer una vía alternativa a los créditos rápidos, no obstante, las tarjetas per se suelen tener comisiones de mantenimiento, y los intereses suelen ser mayores.
  • La financiación de productos: si estás interesado en solicitar un préstamo rápido para financiar algún tipo de bien de consumo, es importante que te cerciores antes si la propia tienda ofrece la posibilidad de financiártelo. De esta forma, pagarías el producto a plazos, como si se tratase de un crédito, en muchas ocasiones, sin que se aplique ningún tipo de interés.

No olvides, además, que siempre queda la opción de pedir dinero prestado a amigos o familiares. Si la cantidad total que necesitas es pequeña, puede que sea una opción interesante con la que ahorrarte intereses y comisiones.

¿Cómo sé si lo que necesito es un préstamo rápido?

Si el importe que necesitas oscila entre los 100 y los 6000 euros, y además, crees que podrás devolverlo en el corto plazo, por ejemplo, entre 1 mes y 2 años, entonces, la figura del crédito rápido puede ser la solución.

Si además la urgencia o rapidez de aceptación del préstamo y de recepción del dinero es un factor determinante para ti, entonces, definitivamente, el minicrédito es el tipo de préstamo que más te conviene.

Recuerda que se trata de préstamos online, la totalidad del proceso es llevada a cabo a través de internet de forma altamente automatizada y rápida, la aceptación del préstamo y la recepción del mismo son casi inmediatos, pudiendo disponer del dinero en minutos, y los requisitos de concesión son muy flexibles, por ejemplo, ni si quiera importará si dispones de nómina o si se trata de tu primer préstamo.

Si todo ello crees que encaja con lo que buscas, definitivamente, los minicréditos son la solución ideal para ti. Con ellos, obtendrás una respuesta inmediata a tus necesidades de financiación.

¿Es posible solicitar préstamos online al instante con entidades bancarias tradicionales?

Algunas entidades bancarias sí disponen de minicréditos entre su gama de productos financieros, no obstante, los requisitos de concesión suelen ser más elevados que los de las empresas especializadas.

Así pues, las entidades que disponen de este tipo de créditos sí permiten su solicitud de forma online, a través de la propia aplicación o banca online de la entidad.

Ten en cuenta también, que el tiempo de aprobación y recepción del dinero puede ser mayor que con los préstamos rápidos online per se. Mientras que con estos últimos es posible conseguir el dinero en minutos, mediante el banco tradicional, el proceso puede demorarse días, incluso si se realiza de forma online.

Es aconsejable que, antes de solicitar este tipo de financiación con un banco, pidas información sobre sus condiciones, ya que puede que estas sean distintas a las de las políticas de las empresas de microcréditos especializadas.

Por último, puesto que los bancos tienen una mayor gama de productos y servicios, sería aconsejable exponer tu situación y solicitar asesoría, para ver si disponen de algún tipo de oferta o producto de financiación que encaje con tus necesidades todavía más que los mini préstamos.