A toda esta maniobra se la conoce como la reunificación de deudas, o en su acción verbal, a reunificar las deudas y en el artículo de hoy te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre ella y sobre cómo llevarla a cabo. ¡Vamos allá!

La reunificación de deudas: agrupa todas tus deudas en una única cuota mensual

La reunificación de deudas puede ser una opción muy adecuada. Como todo, tiene sus ventajas y sus desventajas. Se trata, además, de una operación compleja y con un coste alto, por lo que si quieres pedir la reunificación, es importante que estudies con detenimiento en qué consiste y si es lo que mejor se adecúa a tus circunstancias personales.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas es una maniobra financiera que consiste en la financiación de todas las deudas y préstamos vigentes de una persona física o jurídica mediante la concesión de un nuevo préstamo, de un importe igual o superior al total de todas las obligaciones existentes y sus intereses.

Básicamente, consiste en la solicitud de un préstamo con el que pagar todos los créditos que se hayan contraído.

La reunificación de deudas tiene múltiples ventajas, por ejemplo, las condiciones del nuevo préstamo pueden ser mejores que el agregado de las todas las condiciones de todos los préstamos refinanciados. Por ejemplo, al tratarse de un nuevo crédito de un importe mayor, el plazo de devolución será más largo, y el interés, probablemente, más bajo.

Así pues, puesto que se trata de una operación de financiación complicada, es importante estudiar con detenimiento todas las opciones disponibles para realizar dicha reunificación, y comparar las condiciones del nuevo préstamo con las condiciones actuales.

Además de ser una interesante vía de financiación, con la que es incluso posible mejorar las condiciones de los créditos u obligaciones vigentes, otra de las ventajas de la reunificación de deuda es la simplicidad; resulta mucho más fácil y entendible tener una única deuda, con unas condiciones determinadas, que tener varias, cada una con unas condiciones particulares; cada una con una cuota mensual diferente, con una cuota de cancelación y un plazo de devolución distintos. Además, el pago se realizará en una única cuota mensual, y no en varias diferentes, de créditos diferentes. Como ves, ¡es mucho más cómodo!

¿Con qué tipo de entidades financieras es posible reunificar deudas?

Normalmente, los bancos tradicionales son el tipo de entidades financieras más populares para la realización de este tipo de operación.

Al fin y al cabo, reunificar deudas implica la concesión de préstamos de un alto importe; actividad financiera especialidad de la banca tradicional.

¿Quién se puede beneficiar de la reunificación de deudas?

Se trata de una operación financiera que puede resultar beneficiosa tanto para personas físicas como para personas jurídicas o empresas.

Existen varios posibles motivos por los que una persona o una empresa estarían interesados en reunificar sus deudas. Por ejemplo, puede que actualmente tengan una cantidad excesiva de préstamos y no los puedan pagar. Reunificando las deudas es posible ganar tiempo.

Otro motivo es la comodidad y la simpleza contable que la reunificación otorga, al tener únicamente un préstamo del que hacerse cargo, únicamente una cuota, en lugar de varias.

Finalmente, es posible que necesitemos más financiación y que con la reunificación consigamos una oferta crediticia superior a las de los préstamos vigentes.

Resultará muy importante estudiar con detenimiento cada oferta, tanto las actuales como las nuevas que podamos solicitar. Evidentemente, cuál convenga más dependerá de tus circunstancias personales y económicas.

De la misma forma, resulta fundamental entender las distintas variables en juego y como pueden ser afectadas por la operación. Por ejemplo, aunque es posible que consigamos intereses menores mediante una reunificación, el plazo de amortización será mayor, es decir, tendremos un mayor número de periodos (de meses) para devolvera, por lo que, el total a pagar por el préstamo será mayor.

¿Qué opciones existen para la reunificación de deuda?

Generalmente, la reunificación de deuda se lleva a cabo mediante la hipoteca de un inmueble. En algunos países, en determinadas circunstancias, legalmente, solo es posible la realización de dicha operación por esta vía.

En España, muchos bancos, de forma general, suelen priorizar y recomendar la alternativa de la vía hipotecaria, aunque también disponen de otras opciones.

De todas formas, ten en mente que, si no es posible acceder a la reunificación de deudas mediante un banco por la vía de la hipoteca, no es el fin de la historia. Al fin y al cabo, la reunificación de deuda consiste en la solicitud de un nuevo crédito con el que pagar los anteriores. Si somos solventes y podemos conseguir más préstamos pese a los ya incurridos, nada nos impide utilizar esa financiación para liquidar otras deudas.

Es decir, la reunificación es una operación llevada a cabo por el banco o por las entidades financieras acreedoras, ellas se encargarán de la totalidad del proceso de liquidación de deudas y concesión del nuevo préstamo. Sin embargo, esto puedes hacerlo tú mismo si se te concede dicho préstamo, sin tener que recurrir así a la vía hipotecaria.

A continuación, veremos qué opciones existen.

Reunificación de deudas mediante una hipoteca

Una de las formas más sencillas y factibles de llevar a cabo una reunificación de deudas, es, sin duda, la reunificación de deudas mediante la hipoteca de una propiedad.

Si tienes uno o más bienes inmuebles, es posible hipotecarlos, y mediante la financiación obtenida con este nuevo préstamo, llevar a cabo una reunificación de deudas.

Reunificación de deudas sin aval. Descubre la figura del préstamo personal

Como hemos visto, la reunificación de deudas implica la concesión de un nuevo crédito. Para que el banco o entidades financieras afines estén dispuestos a conceder un nuevo préstamo, además de cuantías más elevadas, es imprescindible la presentación de algún aval.

No obstante, existe un tipo de préstamo concreto, el préstamo personal, cuya solicitud, en muchas ocasiones, no requiere del aporte de avales.

El préstamo personal es un tipo de producto crediticio sin una finalidad u objeto predefinidos de antemano, es decir, el cliente puede utilizar la cantidad prestada para lo que quiera, y cuyos importes oscilan de los pocos miles de euros, hasta las decenas de miles. Mediante este tipo de crédito, sería posible, por ejemplo, obtener financiación por cuantías de entre 5000 y hasta 80.000 euros.

Si el importe total de todas tus deudas actuales no supera los límites del importe de un préstamo personal, esta podría ser una opción interesante.

En muchos casos, este tipo de crédito no requiere aval, bastará con que puedas probar tu solvencia, por ejemplo, mediante una nómina.

Reunificación de deudas sin aval ni garantías. ¿Qué hacer si no soy solvente ni tengo propiedades?

Si no dispones de ningún tipo de bien que puedas poner como aval para realizar la solicitud del préstamo de reunificación de deudas, y tu situación financiera no es suficientemente solvente como para que te concedan un crédito, todavía no está todo perdido.

Es imposible que un banco o entidad financiera conceda un préstamo de una gran cuantía sin que se le ofrezca un aval y sin que tengas ingresos recurrentes sólidos, no obstante, hay dos vías posibles para sortear el problema:

Recurrir a un aval solidario: se trata de una persona física o jurídica que respondería por ti en caso de impago. Por ejemplo, puede ser un amigo o un familiar.
Introducir un cotitular: básicamente, la deuda sería contraída tanto a tu nombre como al de tu amigo o familiar. La entidad acreedora analizará la solvencia de ambos, no de forma individual, sino conjunta. De esta forma, si tu familiar o amigo tiene unos ingresos estables, ayudará a cuadradar los números, facilitando las probabilidades de que te concedan el préstamo.

Qué gastos conlleva la reunificación de deudas

Reunificar tus deudas es una opción excelente para ampliar el plazo de tus créditos actuales, e incluso obtener mejores intereses y menores costes, es decir, una cuota mensual mejor.

No obstante, debes saber que realizar dicha operación tiene un coste. A continuación, te los explicamos todos:

  • Tienes que tener en cuenta las comisiones por amortización anticipada. Básicamente, se trata de un importe que se cobrará al prestatario si este decide liquidar sus deudas antes de que finalice el plazo de amortización acordado. Como mediante la reunificación saldarás tus préstamos actuales mediante la adquisición de una nueva deuda, tendrás que abonar las comisiones por amortización anticipada correspondientes.
  • Las comisiones de apertura y las comisiones de gestión. Las entidades bancarias cargan una comisión de un único pago, conocida como la comisión de apertura. Se trata de pago a realizar por la concesión del préstamo per se, en concepto de gastos administrativos y de gestión. Asimismo, mediante la reunificación de deudas, no solo se abrirá un nuevo préstamo, sino que además se gestionará la liquidación de los anteriores, por lo que los gastos de gestión asociados pueden ser mayores.
  • Mira bien el diferencial de condiciones entre tus préstamos actuales y el nuevo préstamo que solicitarás. Puede que los intereses, la cuota mensual, el plazo de amortización, el tipo de garantía requerida, la flexibilidad y condiciones en caso de impago, entre otras condiciones, sean peores, o puede que sean mejores. Puede que el "coste" del nuevo préstamo sea menor en términos relativos a lo contratado actualmente, o puede que no. Para evitar terminar en una situación menos favorable, es de esencial importancia que estudies a fondo la temática y las opciones disponibles.
  • Gastos notariales y de gestoría: es posible que para conseguir determinados documentos necesarios para la realización de la operación o para la gestión de determinados trámites, sea necesario recurrir a una gestoría o a un notario. Así, se trata de gastos que tendrás que tener en cuenta.

¿Qué es el importe total adeudado?

A la hora de calcular los gastos totales de la operación de reunificación o de cualquier otro tipo de operación financiera, el importe total adeudado hace referencia al coste total que tendrás que pagar por la financiación.

En lo que respecta a la reunificación de deudas, el importe total adeudado es una suma de la comisión de apertura y gastos de gestión asociados, de la totalidad de las cuotas mensuales o del importe total con intereses y de las comisiones de amortización anticipada, en caso de que quisieras tenerlas en cuenta.

¿Es posible reunificar deudas si se está en ASNEF?

Generalmente, los sistemas informáticos y de gestión de la información de las entidades bancarias tradicionales bloquean automática y casi irreversiblemente la aprobación de préstamos a personas registradas en bases de datos de morosidad, como la de ASNEF.

A diferencia de lo que sucede con los créditos rápidos con ASNEF, realizar una operación financiera tan compleja y de unas cantidades tan elevadas estando en dicho registro, suele ser más complicado.

La buena noticia es que la reunificación de deuda no es imposible si se está en ASNEF, algunos bancos, dependiendo de tu situación personal, es probable que puedan realizar la gestión igualmente, no obstante, es imposible dar una respuesta absoluta, todo dependerá de tu historial crediticio y de tus finanzas personales actuales. De todas formas, ten por seguro que estar en ASNEF sí hará el proceso más largo y requerirá de un mayor número de trámites burocráticos.

Antes de proceder con la reunificación de deudas, si crees que tu presencia en las listas de ASNEF no está justificada en el presente, por ejemplo, si el motivo de tu inclusión fue por algún impago del que no fuiste notificado, o por alguna deuda que ya saldaste, puedes solicitar el borrado de tus datos del fichero.

Para ello, basta con que accedas a la página web de ASNEF y te pongas en contacto con ellos. Los agentes de ASNEF te guiarán en la totalidad del proceso y eliminarán tus datos, normalmente, en un plazo inferior a las 24 horas.

Si directamente no sabes cuál es el motivo por el que tu nombre figura en el registro de ASNEF, también es posible ponerse en contacto con ellos para preguntarlo. De hecho, es posible consultar ese tipo de cuestiones incluso desde su página web.

¿Es segura la reunificación de deudas?

Agrupar todas tus deudas bajo una única cuota tiene numerosas ventajas y supone una gran comodidad, como ya hemos visto.

Sin embargo, la reunificación de deudas no queda completamente exenta de riesgos potenciales.

Por ejemplo, aunque es posible que consigas mejores condiciones a las presentes, ten en mente que el plazo de amortización será mayor en la nueva deuda en la que incurras, por lo que, según los intereses que hayas pactado, puede que termines pagando considerablemente más en el largo plazo que si no hubieras realizado dicha operación.

Otro riesgo potencial es la hipoteca de la vivienda. Si decides reunificar tus deudas por esta vía, hipotecando una propiedad, ten presente que el impago dará el derecho a las entidades bancarias acreedoras de quedársela. Si es posible, aconsejamos no hipotecar la vivienda habitual.

Por último, si decides solicitar la reunificación de deudas, debes calcular muy bien los costes totales de la operación, y debes prestar especial atención al coste derivado de las comisiones por amortización anticipadas, así como a todos los costes de gestión.

¿Cómo llevar cabo una reunificación de deudas?

Se trata de una maniobra financiera generalmente costosa en términos burocráticos, y que poco tiene que ver con otras operaciones más sencillas y rápidas, como puede ser, por ejemplo, la solicitud de préstamos urgentes.

La documentación requerida y el número de trámites burocráticos es elevado. De hecho, es posible recurrir a gestorías o entidades similares para que lleven a cabo la gestión ellos mismos, o al menos, para que realicen funciones de asesoría. Es por todo ello, que llevar a cabo la totalidad del proceso suele llevar algo de tiempo.

No obstante, si estás interesado en tener una única cuota mes a mes, y tras haber estudiado tu situación con detenimiento, crees que la reunificación de deudas es la vía adecuada para ti, no dejes asustar por el papeleo y los trámites: son la entidades bancarias o las gestorías las que se encargarán de la mayor parte de ellos.

A continuación, veremos, de forma simplificada y genérica, qué necesitaremos y qué hay que hacer exactamente para llevar a cabo la operación, verás que es mucho más fácil de lo que parece.

Haz una reunificación de deudas en 4 sencillos pasos

  1. Identifica todas tus deudas y préstamos vigentes y los costes (TAE, TIN y comisiones) de los mismos. No te dejes ni un solo préstamo o deuda: el crédito del coche, pagos aplazados, posibles deudas con la administración, entre otros. Identifícalos todos y anótalos en un excel.
  2. Calcula el dinero que te queda por pagar en cada uno de ellos, comisiones e intereses incluidos. A continuación, calcula la deuda total resultante.
  3. Calcula los gastos totales de la reunificación y compara ofertas crediticias para ver con cuáles te sale todo más barato. Para calcular qué opción o tipo de crédito podría ser el más acertado para la reunificación de deudas en tus circunstancias concretas, te recomendamos utilizar un simulador de préstamos. Es importante que tengas en cuenta, no solo los gastos y comisiones de las ofertas crediticias con las que realizar la reunificación, sino también los gastos asociados a la liquidación o cierre de las operaciones crediticias actuales. Así, es importante no perder de vista gastos como las comisiones de cancelación, los costes de amortización anticipada o los costes de apertura, entre otros. Por último, ten en mente que la reunificación también tendrá un tipo de interés distinto al de tus deudas actuales, que podrá ser mayor o inferior.
  4. Una vez has realizado todos los cálculos necesarios y sabes qué opción es la mejor para ti, acude a tu banco o caja de ahorros de confianza y solicita la opción crediticia por la que te hayas decantado. Explícales tu situación actual de endeudamiento y las soluciones que has barajado, así como los costes de cada una de ellas. Déjate asesorar por ellos, quizás conozcan alguna vía que no hayas explorado y que pudiese ser mejor. Finalmente, tras deliberarlo con tu banco de confianza, solicita la reunificación de deudas mediante el préstamo por el que te hayas decidido. Asegúrate de conocer a fondo sus condiciones: las mensualidades, el tipo de interés, las comisiones, los costes de cancelación, el importe, el plazo de devolución y la flexibilidad y posibilidades de extensión del mismo, entre otros.

Puedes encontrar toda la información relativa al mundo del crédito en la página oficial del Banco de España. Podrás consultar todo tipo de cuestiones, tales como los tipos de interés actuales, distintas ofertas o productos de crédito existentes, procedimientos legales, entre otros.

¿Qué documentación es necesaria para realizar la reunificación de deudas?

La documentación a presentar variará en función de la entidad con la que vayamos a llevar a cabo la reunificación de deudas, así como del régimen laboral en el que nos encontremos.

Documentación de carácter general

  • Documento Nacional de Identidad (DNI) de los titulares de las deudas.
  • Una nómina o documento que justifique la regularidad de los ingresos y la solvencia del titular o titulares.
  • Información y documentación relativa a nuestras deudas presentes (a las que queremos aplicar la reunificación), por ejemplo, los últimos recibos al corriente de todos los préstamos que vayan a ser incluidos en la refinanciación.

Documentación dependiente del régimen laboral en el que te encuentres

  • Asalariados titulares: 3 últimas nóminas, declaración de la renta, historial de vida laboral y el contrato de trabajo actual.
  • Autónomos: liquidación del IVA trimestral y anual, recibo de la cuota de autónomos, certificado de que se está al corriente de los pagos a la seguridad social e IRPF del año anterior.
  • Pensionistas: Declaración de la renta, justificante de la pensión y extractos bancarios adicionales para probar la situación de solvencia presente.

Documentación adicional si se va a realizar la reunificación mediante la hipoteca de un inmueble

Después de acreditar nuestros ingresos y de que el banco estudie nuestra situación financiera, en el supuesto de que hayamos decidido optar por la vía de la hipoteca para realizar la reunificación, tendremos que aportar todos los datos del inmueble sobre el que cargaremos dicha reunificación.

  • Escrituras de la vivienda a hipotecar.
  • Una tasación reciende del valor del inmueble.
  • En ocasiones, es posible que se solicite el último pago del IBI.
  • Una verificación registral (o nota simple).

¿Cuánto se suele tardar en llevar a cabo una reunificación de deudas?

Generalmente, la totalidad el proceso de reunificación de deuda suele tener una duración de entre 15 días y un mes.

En ocasiones, es posible que lleve algo más, principalmente debido a la cantidad de documentos que tendremos que obtener para reunificar las deudas, por ejemplo, si vas a hipotecar tu vivienda para ello, necesitarás obtener una tasación de su valor que esté suficientemente actualizada.

Últimos apuntes sobre la reunificación de deudas

Se trata de una maniobra tentadora, pero a su vez, compleja y con un coste potencial elevado. Lee bien las características de todos los créditos ya vigentes o de los créditos u ofertas crediticias disponibles para la reunificación y asegúrate de que la operación es compatible con tus circunstancias personales. ¡Lee la letra pequeña de cada oferta crediticia!

Calcula y compara los intereses, el hecho de si podrás hacer frente a la cuota durante tantos meses y estudia que podría pasar en caso de impago o de cancelación de tu préstamo de reunificación, en definitiva, planéalo todo bien y con detenimiento, y piensa minuciosamente si solicitar un préstamo para reunificar tus deudas actuales es realmente lo que necesitas.