Cómo conseguir 1000 euros hoy mismo

Desde luego, si tuvieses los unos ingresos elevados y una situación financiera estable y holgada, conseguir préstamos para cubrir necesidades puntuales de liquidez sería pan comido. Pero sabemos que esta no es siempre la casuística de todos los clientes de crédito.

Conseguir la aprobación de un préstamo no es siempre una tarea sencilla. Puede que estés pasando por una mala situación de solvencia o que tengas otros préstamos y deudas acumuladas, motivo por el cual no paran de denegarte nuevas solicitudes.

Sea cual sea la situación que estés atravesando, no te preocupes, estás a unos minutos de descubrir cómo conseguir un préstamo de 1000 euros con el que obtener algo de oxígeno, independientemente de tu situación financiera.

Formas de conseguir 1000 euros rápidamente

Nómina

Si tienes trabajo, debes saber que es posible pedir un adelanto de la nómina. De esta forma, si con lo que acabas de cobrar este mes no te es suficiente para hacer frente a las necesidades de liquidez que te hayan podido surgir, siempre puedes solicitar un anticipo del sueldo del mes siguiente.

Si trabajas en el sector privado, dependiendo de la confianza que tengas con tus superiores y de el tamaño de la empresa o su liquidez, es bastante probable que consigas el anticipo.

Recuerda que puedes solicitar un anticipo superior al de un mes. Las condiciones y la cantidad total deben ser negociadas con la propia empresa.

Si trabajas en el sector público, es decir, si eres funcionario, debes saber que también existen mecanismos para solicitar anticipos del sueldo, y aunque lidiar con la administración pública y con todo su papeleo y burocracia puede asustar un poco a primera vista, el proceso de solicitud de un anticipo es, en realidad, bastante sencillo.

Un factor muy importante que se tendrá muy en cuenta para considerar la concesión del anticipo de nómina es tu antigüedad en la empresa y el tipo de contrato con el que estés empleado. Solicitar cualquier tipo de anticipo resultará casi imposible si no tienes un contrato indefinido con la entidad empleadora.

En el sector público, no obstante, resulta algo más fácil, es suficiente con que tengas más de 1 mes de antigüedad en el puesto de trabajo actual.

Por último, ten también en mente que no podrás tener más de un anticipo en activo a la vez.

¿Y si pides prestado a tus allegados?

Admitámoslo, sabes que es la mejor opción desde un punto de vista puramente económico. Desde luego, es mucho mejor que ponerse a solicitar préstamos.

Al fin y al cabo, 1000 euros es una cifra relativamente baja y asequible, que seguro que algún familiar o amigo de confianza podría permitirse prestar.

La situación puede resultar algo incómoda o incluso puede darnos vergüenza. Es posible que tampoco queramos que sepan en qué vamos a gastar o invertir los 1000 euros.

Sin embargo, si balanceas los pros y los contras, después del anticipo de nómina, esta es la opción más segura y económica, desde luego mejor que el pedir un préstamo per se.

Algo que puede echarte para atrás es el miedo a tener que pagar impuestos o realizar algún tipo de trámite burocrático por el préstamo.

De hecho, si la maniobra financiera no es gestionada correctamente desde el punto de vista burocrático, puede darse el fatal supuesto de que el préstamo de 1000 euros figure a los ojos de hacienda como una donación.

Pero debes saber que los trámites necesarios son muy sencillos, y además, no se aplicará ningún tipo de impuesto sobre la cantidad total prestada, por lo que tu préstamo de 1000 euros estará completamente libre de costes.

Además, si el motivo por el que tus allegados se muestran reticentes a prestarte dinero es el miedo a no verlo de vuelta, ¿Qué mejor forma de darles seguridad que tramitándolo de forma oficial?

Por supuesto, sabemos que también estás considerando la opción de solicitarles el préstamo de 1000 euros en negro. Ten cuidado, si hacienda te pilla, sí pensará que es una donación y te hará pagar impuestos.

Préstamo de 1000 euros sin intereses

Sí, como lo oyes. Es posible solicitar préstamos sin intereses e incluso sin comisiones. Y puesto que 1000 euros no es un importe excesivamente elevado, es posible que incluso se te concediese un crédito gratuito por dicho importe. ¿Pero cómo? Existen dos vías.

Por un lado tenemos a las entidades bancarias tradicionales. Muchas de ellas disponen de préstamos completamente gratuitos para nuevos clientes que domicilian su nómina o para clientes con antigüedad, también si tienen domiciliada su nómina.

Aunque es una opción muy interesante y es posible que el importe del préstamo sin intereses llegue a los 1000 euros, los requisitos de aceptación y los trámites burocráticos necesarios son generalmente más complejos que con la segunda opción.

Y esta segunda opción es la solicitud de un primer préstamo en entidades financieras especializadas en la concesión de créditos rápidos. Al igual que los bancos convencionales, estas entidades también disponen de este tipo de ofertas de préstamos para nuevos clientes. No dudes en intentar aprovecharlas.

Puesto que estas empresas están especializadas en los préstamos rápidos, y puesto que este producto crediticio se caracteriza principalmente por su inmediatez (por la enorme velocidad con la que el cliente recibe el dinero), solicitar tu préstamo de 1000 euros será mucho más sencillo y rápido por esta vía.

Préstamo de 1000 euros online

La última opción es pedir un préstamo de 1000 euros. Al igual que con el préstamo sin intereses, existen principalmente dos vías para solicitar un préstamo de 1000 euros: hacerlo con un banco tradicional o hacerlo con una empresa especializada en créditos rápidos.

Mediante la vía bancaria, nos encontraremos con los mismos pros y contras descritos anteriormente. Es posible solicitar un préstamo de 1000 euros, pero tendrás que demostrar que eres solvente y la concesión del dinero no es inmediata (dependerá de la entidad).

Por otra parte, la opción más popular y generalmente utilizada por los usuarios de crédito, son los microcréditos Se trata de préstamos de importes pequeños, generalmente no superiores a los 6000 euros, con un plazo de devolución corto que puede oscilar entre el mes y hasta los dos años, y cuyo proceso de solicitud y de aprobación es extremadamente ágil y rápido. La totalidad del mismo se realiza por internet, y por lo general, la recepción del dinero sucede en minutos.

Los requisitos de aprobación también suelen ser generalmente bajos, motivo por el cual apenas se te solicitará documentación, la mayoría de las veces, ni si quiera se te solicitará una nómina.

Así pues, si quisieses podrías solicitar un préstamo de 1000 euros ahora mismo y recibirlo, como muy tarde, en 20 minutos. Sigue leyendo para saber cómo y dónde, pero sobre todo, para descubrir cómo hacerlo de forma segura.

¿Y un préstamo personal de 1000 euros?

Se trata de una pregunta bastante interesante e inteligente. El préstamo personal per se, es la denominación dada a préstamos en los que el dinero se utiliza con fines personales (valga la redundancia), como por ejemplo, iniciar algún proyecto de negocio o hacer un viaje. En ocasiones, ni si quiera se preguntará por la finalidad del dinero ni esta figurará en el contrato o acuerdo alcanzado con la entidad prestamista. Se caracterizan por ser de importes que oscilan entre los miles y las decenas de miles de euros y por presentar unos requisitos de concesión, evidentemente, más exquisitos que los créditos rápidos.

Este tipo de préstamos es concedido a través de entidades bancarias tradicionales, por lo que el proceso de solicitud, aunque es posible llevarlo a cabo online, no es tan rápido ni tan ágil como en los créditos rápidos.

Una característica importante por la que resulta interesante formular esta pregunta es el menor interés que se aplica a los préstamos de este formato.

Si te resulta posible conseguir un préstamo personal con una entidad bancaria convencional, aunque te resultará algo más difícil y tedioso, además de llevarte más tiempo, te ahorrarás dinero frente a un crédito rápido; el tipo de interés que se te aplicará será menor. Ahora bien, aunque este sería el resultado ideal, es bastante idílico.

1000 euros es una cantidad demasiado pequeña como para que un banco decida prestarla como un préstamo personal y con bajos intereses.

Además, recuerda que, si tu situación financiera no es lo suficientemente buena, los bancos suelen tener requisitos de concesión mucho más altos. Si quieres conseguir préstamos de 1000 euros, esta opción será definitivamente la más difícil.

Dónde encontrar un préstamo de 1000 euros

Ya hemos visto que tipos de opciones existen para conseguir un préstamo de 1000 euros al instante, hoy mismo.

Hemos visto que, según la ruta que escojas, el lugar para conseguirlo será uno u otro. Por ejemplo, puedes intentar solicitar un primer préstamo de 1000 euros sin intereses con tu entidad bancaria actual, puedes optar por un crédito rápido, puedes optar por el anticipo de tu nómina, entre otros.

Así, ahora te enseñaremos exactamente dónde tienes que acudir o qué tienes que hacer para pedir un préstamo de 1000 euros por la vía del crédito rápido.

Hemos preferido contártelo en una sección aparte, principalmente porque sabemos que esta es la opción que preferís la mayoría. Como ya hemos comentado, solicitar un crédito de 1000 euros por esta vía es muy sencillo y rápido, y la totalidad del proceso se lleva a cabo online.

Lo primero que tendrás que hacer es encontrar una empresa de préstamos al instante. El problema es que hay muchísimas, internet está lleno de ellas. Además, a su vez, cada empresa tiene muchas ofertas de crédito disponibles.

De esta forma, para dar con la oferta ideal, con la que más se ajuste a lo que necesitamos, puede que tengamos que pasar días buscando y comparando posibilidades. Sin embargo, existe una vía todavía más rápida para pedir préstamos urgentes, que te ahorrará toda esta laboriosa tarea de búsqueda y selección manual: los comparadores de préstamos automáticos.

Se trata de plataformas con bases de datos de ofertas crediticias, que, dados unos parámetros determinados introducidos por el usuario (Pej: el importe y el plazo de devolución deseados), realizarán una búsqueda y comparación automática para encontrar aquellas con las mejores condiciones que mejor encajen con tus necesidades, reduciendo todo el proceso de búsqueda de días a minutos.

Además, te será posible realizar la solicitud del préstamo a través de la propia plataforma, siendo todo el proceso guiado y muy sencillo. Puede que te preguntes ¿Y qué comparador utilizo? ¿Dónde hay comparadores de estos?

Una simple búsqueda en Google de "comparadores de créditos" te arrojará los resultados que necesitas. También te recomendamos que le eches un ojo a Moni365, muy popular y utilizada por su sencillez y por la calidad de las ofertas que se encuentran en su base de datos, con TAEs muy competitivas, en algunas ocasiones, por debajo de los precios de mercado.

¿Se solicitará algún tipo de aval para la solicitud de préstamos de 1000 euros?

Por lo general, las entidades financieras únicamente solicitan un aval si el importe del préstamo es muy elevado.

1000 euros es un importe pequeño, y además, el microcrédito está pensado para ser rápido y ágil en su solicitud, motivo por el que esta es online, y para tener unos requisitos de aceptación flexibles, motivo por el cual, no se solicitará ningún tipo de aval a los clientes.

De hecho, en la mayoría de los casos ni siquiera se solicita nómina o un justificante de ingresos. ¡Todo está pensado para ser rápido y fácil!, incluso la devolución de este tipo de préstamos debe realizarse online.

¿Es posible conseguir un préstamo de 1000 euros estando en ASNEF?

Estar en ASNEF supone una carga importante para tus posibilidades de obtener financiación, especialmente si además no tienes un buen historial crediticio.

Independientemente de que tengas experiencia en solicitar este tipo de financiación o de que se trate de tu primer préstamo, estar en ASNEF supondrá un gran escollo.

En cuanto a los bancos tradicionales, sus sistemas informáticos y de datos bloquean automáticamente cualquier préstamo u operación de financiación crediticia de clientes presentes en listados de morosidad como el de ASNEF.

La mayoría de ese proceso de verificación sucede de forma automática, y la intervención manual por parte de tu gestor personal o de los empleados de tu oficina bancaria no resulta posible. De hecho, atenta contra las propias políticas de la mayoría de los bancos.

De esta forma, si estás en ASNEF puedes ir descartando al banco convencional como una opción. Te aconsejamos que contactes con ellos, que informes de tu situación y que lo intentes, pero te advertimos de antemano de que las probabilidades de conseguir algo serán muy bajas.

La segunda opción para conseguir un préstamos de 1000 euros estando en ASNEF es recurrir a los microcréditos. Las empresas especializadas en el ofrecimiento y gestión de este tipo de productos suelen tener criterios de aprobación bastante flexibles. De hecho, muchas ofrecen servicios de crédito especiales para personas en ASNEF o para personas con un mal historial crediticio.

Ten en mente que, Aunque en la mayoría de los casos no se solicita nómina, si detectan que, efectivamente, estás en ASNEF, es posible que soliciten algún justificante de ingresos, como la propia nómina.

No solicites un préstamo de 1000 euros sin tener en cuenta esto

Como hemos visto en el apartado anterior, si quisieras, podrías conseguir 1000 euros al instante, ahora mismo. Sería suficiente con que siguieses los pasos y consejos detallados en la sección anterior, y en menos de 20 minutos recibirías los 1000 euros en tu cuenta del banco.

Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, todo es muy rápido y sencillo. Pero no te confíes. Solicitar préstamos no es lo mismo que comprar por Amazon.

Sí, es igual de sencillo, pero las potenciales consecuencias de tomar una mala decisión y el nivel de responsabilidad requerido son mayores, especialmente si todavía no conoces bien el funcionamiento de este tipo de servicios, es decir, si se trata de tu primer préstamo.

Peligros de solicitar un préstamo rápido de 1000 euros

Antes de que procedas con la solicitud de un préstamo de este tipo para conseguir tus 1000 euros, es importante que seas consciente de los potenciales peligros y desventajas que tienen, especialmente si se trata de tu primer préstamo y todavía no estás excesivamente enterado de cómo funciona todo.

  • Hay un gran número de empresas de microcréditos y de ofertas crediticias de este tipo, haciendo que sea muy laborioso la búsqueda y el estudio y comparación de las mismas.
  • Los intereses suelen ser altos. Es decir, la TAE de este tipo de préstamos es elevada, pese a que las cantidades absolutas a devolver son bajas. Efectivamente, el motivo por el que dichas TAE son elevadas es porque los plazos de devolución que se solicitan suelen ser cortos y los importes pequeños, por ejemplo, de un mes y 500 euros. De esta forma, la única manera de que este tipo de actividad crediticia resulte viable es aplicando tasas mayores. Así, que la TAE sea alta es normal dada la naturaleza de las características de este producto. No obstante, con lo que tenemos que tener mucho cuidado es con no cumplir el plazo de devolución. Si no lo cumplimos, tendremos que pagar más cuotas e intereses, resultando finalmente excesivamente caro.
  • Su solicitud es demasiado fácil y rápida. El hecho de que sea así y de que sea posible disponer de financiación en minutos, provoca que mucha gente los utilice de forma habitual. Recuerda que se trata de dinero que estás pagando (mediante los intereses y las comisiones asociadas), por lo que abusar de ellos no es financieramente bueno. En adición, caer en algún impago provocará que se te apliquen grandes intereses de demora.
  • Saltarse el plazo de devolución de los mismos, sin importar por lo poco que sea, muy probablemente supondrá tu inclusión en algún registro de morosidad como el de ASNEF.
  • Recuerda que, como con cualquier tipo de crédito, al aceptarlo te comprometes a hacerte cargo de su devolución con todos tus bienes presentes y futuros.

Es muy importante que leas con mucho detenimiento absolutamente todas las condiciones del contrato, especialmente la letra pequeña. Cualquier terminología que no entiendas, debes buscarla en internet. Debes saber bien qué es lo que estás contratando y que intereses y protocolos se aplicarían en los distintos supuestos posibles.

Consejos antes de solicitar un préstamo de 1000 euros

Si finalmente, siendo consciente de sus desventajas y habiendo agotado el resto de opciones para conseguir los 1000 euros, decides solicitar este tipo de préstamo, vamos a darte unos consejos importantes para que lo hagas de la mejor manera posible.

  • Hay muchas ofertas de crédito de este tipo, y analizarlas y compararlas todas a mano puede ser una actividad demasiado laboriosa. Por supuesto, desaconsejamos totalmente que selecciones la primera oferta que te encuentres por internet, sin si quiera haberla comparado con otras afines. Si decides realizar la búsqueda del crédito tú mismo, a mano, será conveniente que revises un mínimo de 20 o 30 ofertas con condiciones similares antes de solicitar ninguna. Una búsqueda demasiado superficial, sumado a un estudio superfluo, pueden hacerte terminar contratando algo que no querías o que tenga con muy malas condiciones, por ejemplo, con comisiones de apertura enormes, intereses de demora abusivos o con una TAE por encima de la de mercado. Así, si quieres encontrar los mejores préstamos pero no tienes ni el tiempo ni el conocimiento para ponerte a comparar tú mismo todas las ofertas de crédito disponibles en internet, te recomendamos que utilices un comparador de minicréditos automático, como el de Moni365. El comparador de Moni365 únicamente incluye en su base de datos de ofertas de crédito aquellas que han sido estudiadas y verificadas por sus equipos de expertos. Dados un importe y un plazo de devolución deseados (a introducir por el usuario), sus algoritmos devolverán en cuestión de minutos los préstamos con las mejores condiciones.
  • Nunca solicites préstamos nuevos para financiar los anteriores. Los intereses se irán acumulando y terminarás teniendo que devolver cantidades ingentes de dinero.
  • Si se trata de tu primer préstamo, recuerda que puede que exista algún tipo de oferta especial con mejores condiciones. Pregunta a la entidad con la que vayas a contratarlo.
  • Para calcular el coste del préstamo y compararlo con el resto de ofertas crediticias, recuerda utilizar la TAE. La TAE es la métrica que incluye todas las comisiones e intereses, siendo un indicador de los gastos totales del préstamo.
  • Asegúrate de que podrás hacer frente a su devolución. La no devolución de préstamos rápidos acarrea la aplicación del interés adicional de demora. La cantidad de intereses que puede que termines pagando por no haber respetado el plazo de devolución es mucho más grande que en otros productos crediticios. Por supuesto, cualquier retraso en la devolución de este tipo de préstamos también puede provocar tu entrada en registros como el de ASNEF.

Evita estos errores a la hora de solicitar un préstamo de 1000 euros

Ahora que ya tienes una gran cantidad de información sobre las desventajas y las buenas prácticas a la hora de solicitar préstamos online, es hora de que también indaguemos en las cosas que no es recomendable hacer o que hay que evitar a toda costa al solicitar un préstamo online de 1000 euros.

  • Solicitar préstamos sin leer la letra pequeña o sin leer el contrato en su totalidad. Es comprensible sentir un interés mínimo en leer la totalidad de las condiciones o de la letra pequeña de los contratos. Puede que sintamos que no esconderán ningún tipo de dato relevante y que creamos que leerlo sería tan poco transcendente como leer la política de privacidad de cookies de una página web. Pero no es cierto. Debido al hermetismo de ciertos términos y conceptos financieros y crediticios, así como a la dificultad de muchos demandantes de crédito de comprender de forma fluida el funcionamiento de este tipo de productos, mucha gente termina contratando cosas que no son en realidad lo que buscaban o cuyas condiciones son distintas a las que inicialmente pensaban que eran. Lee todas las condiciones del contrato con lupa y asegúrate de que las entiendes. No dudes en ponerte en contacto con la entidad prestamista para preguntar cualquier duda que te pudiese surgir durante la lectura.
  • No solicites un préstamo cuya cuota suponga más del 40% de tus ingresos mensuales. Este es el punto de corte utilizado por muchos bancos para determinar si la renta de sus clientes será suficiente para hacer frente a las nuevas obligaciones contraídas o no. Si la cuota es superior, tendrás grandes problemas para continuar devolviendo el préstamo si surgiese cualquier imprevisto laboral y perdieses esta fuente de ingresos.
  • Pedir más dinero del necesario. Mucha gente no calcula bien de antemano las cantidades que serán necesarias para financiar el gasto o proyecto personal para el que van a pedir el crédito de 1000 euros. Es muy importante que tú no caigas en este error. Recuerda que tienes que pagar intereses por el préstamo, de forma que, por cada euro de más que pidas, estarás pagando de más.
  • Escoger un plazo de devolución impreciso. De la misma forma que pagarás más dinero de lo necesario si pides más de lo que necesitas, también pagarás más intereses de los necesarios si solicitas un plazo de devolución excesivamente largo. Haz bien los números y calcula bien el importe del préstamo y el plazo óptimos.
  • Aceptar cualquier tipo de producto vinculado con el préstamo. En ocasiones, la entidad financiera acreedora puede incluir en la concesión del crédito la suscripción de otros productos propios. Es por ello que es de esencial importancia leer el contrato con profunda atención. Por lo general, no aconsejamos contratar préstamos que llevan asociados otros tipos de productos financieros.

¿Y si no puedo devolver los 1000 euros dentro del plazo de devolución del préstamo?

Debes ser muy consciente de que el impago de un préstamo o el incumplimiento del plazo de devolución acordado conlleva serias consecuencias para el prestatario. Las entidades de crédito recurren a una serie de mecanismos para protegerse de los impagos y de los deudores. Veamos cuáles.

Para empezar, a partir del día posterior del vencimiento del plazo de devolución del préstamo o préstamos que hayas solicitado, se empezarán a aplicar intereses de demora (evidentemente, más elevados que los intereses normales) y comisiones adicionales.

En adición, si el impago se prolonga excesivamente en el tiempo, la entidad o entidades financieras acreedoras incluirán tu nombre en registros de morosidad como el de ASNEF.

Y debes saber que, una vez estás incluido en el ASNEF o afines, salir resulta casi imposible en el corto plazo y conseguir más préstamos se vuelve mucho más difícil. Dependiendo del importe del crédito o de la cantidad total de intereses acumulados, es posible que los prestamistas incluso recurran a la vía judicial.

Por último, si la entidad de crédito finalmente considera que no existe ninguna posibilidad de recuperar el préstamo o los préstamos concedidos, es posible que recurra a su reventa, es decir, pueden ceder los derechos de cobro de la deuda y sus intereses a otras entidades a cambio de dinero. Estas otras entidades serán las que seguirán intentando recuperar el dinero.

Desde luego, lo mejor que puedes hacer si crees que no vas a poder devolver el préstamo a tiempo es ponerte en contacto con la empresa de crédito que te lo concediese e intentar llegar a un acuerdo.